Maschinenfabrik Berthold Hermle AGMaschinenfabrik Berthold Hermle AG

From one to another!
User reports

" AUTOMATIZACIÓN PARA UNA ÚNICA PIEZA. ESTO SE LLAMA EXCELENCIA."

01.04.2020
De izquierda a derecha Benjamin Schuh (HPV Hermle Vertriebs GmbH) con Markus Gräf (director de Desarrollo de Procesos) y Bastian
Girg (director de Marketing y Comunicación) de Werkzeugbau Siegfried Hofmann GmbH.

El fresado de conformación es uno de los últimos y más exigentes pasos de proceso en la fabricación de herramientas de moldeo por
inyección.

El fabricante de herramientas y máquinas Hofmann utiliza para ello una célula de fabricación con cuatro fresadoras del tipo C 42 U con una instalación de limpieza y medición, conectadas con un robot.

El antiguo taller artesanal de matrices, fundado por Siegfried Hof­mann en 1958 en una caseta de jardín, ha crecido para convertirse en pionero tecnológico de la construcción de máquinas y herra­mientas. En la actualidad, la empresa de Lichtenfels (Alemania) es diri­gida por Stefan Hofmann, miembro de la tercer generación de la fa­milia, y ofrece desde herramientas de moldeo por inyección hasta la completa automatización de soluciones integrales del proceso de moldeo por inyección.

 

El operador de la instalación, Kevin Stark, es responsable de la preparación de las herramientas y piezas, así como de la comprobación de los resultados de medición.

FLUJO DE DATOS SIN FALLOS EN EL PROCESO DE FABRICACIÓN

"Queremos estar a la cabeza de la tecnología", explica Markus Gräf, director de Desarrollo de Procesos de la empresa Werkzeugbau Siegfried Hofmann GmbH. La automatización, tanto en la construc­ción de máquinas como de herramientas, es lo que impulsa el avan­ce. Parece una tontería, pero no lo es, porque la matricería es un arte puramente artesanal. "Por lo general, las matrices son piezas únicas, de las que fabricamos solo una o, como máximo, dos piezas. Automatizar este proceso es todo un reto", señala Gräf. La empre­sa viene desempeñando con éxito esta tarea formidable desde hace unos años. Al encargarse una matriz nueva tras su diseño, el sistema MES centralizado asigna los datos necesarios para cada paso de mecanizado a los diferentes puestos de trabajo. Asimis­mo, organiza los flujos de datos de las mediciones que se reciben del sistema de manera automatizada, de modo que es casi imposi­ble equivocarse en la introducción. Para también optimizar la fabricación por arranque de viruta de las piezas de moldeo, Hofmann invertía en 2013 en dos C 50 U de Maschinenfabrik Berthold Hermle AG, automatizados con un siste­ma de robot RS 3. "Llevamos fabricando desde hace 20 años con máquinas de Hermle y sabemos que podemos confiar en su preci­sión y en su servicio técnico", afirma Markus Gräf.

Markus Gräf lo tiene claro: "no hay tantas máquinas en el mercado que puedan practicar contornos en 3D tan precisos en acero endurecido".

AUTOMATIZACIÓN PARA PIEZAS ÚNICAS DE ALTA PRECISIÓN

En 2017, cuando Hofmann quiso ampliar todavía más su capacidad de fabricación, los responsables volvieron a decidirse por una solu­ción de automatización de Hermle: una instalación en línea con roboty cuatro C 42 U. "Cabían perfectos en la nave", bromea el di­rector de desarrollo, y explica que los centros de mecanizado de 5 ejes se distinguen por ofrecer el tamaño perfecto para el gran reco­rrido entre ellas y que son ideales para la gama de piezas. "Además, no hay muchas instalaciones en el mercado que puedan practicar contornos en 3D tan precisos en acero endurecido". Y ello es impor­tante, porque en los cuatro C 42 U se realiza exclusivamente el me­canizado final de las piezas de moldeo endurecidas. "Este paso dura entre una y cincuenta horas, por eso necesitamos una máquina que mantengan una precisión y exactitud constantes durante un largo periodo de tiempo, independientemente de las influencias del entor­no, como tempera­tura o refrige­rante utilizado", subraya Graf.

Aunque tanto él como su equipo sabían qué espe­rar, el resultado los sorprendió. La instalación RS-L podía asu­mir más capaci­dad de lo previs­to. Además, los cuatro C 42 U pueden llegar a trabajar el doble de rápido que las máquinas más antiguas y con tanta precisión que ya no es necesario retocar tanto como antes. A ello se añade el tiem­po que permite ganar la automatización. "Lo único que nos frena ahora es la preparación", indica Markus Gräf.

up
arrow up